Introducción a los cordófonos simples, o cítaras, con teclado

Un breve apunte sobre historia

Cantigas de Santa María, siglo XIII. Salterio con forma de "cabeza de cerdo".

Cantigas de Santa María, siglo XIII. Salterio con forma de «cabeza de cerdo». Pincha aquí y aquí para ver otros salterios de Las Cantigas.

Las primeras representaciones iconográficas de cítaras de tabla datan del siglo XII. Las Cantigas de Santa María, aparecidas en el siglo XIII, muestran diferentes cordófonos de este tipo. Se trata de salterios cuyas cuerdas son metálicas o de tripa carecen de apagadores, con lo que crean una sonoridad envolvente. En las Cantigas encontramos salterios con forma de «cabeza de cerdo» (el más habitual), como el que vemos en la imagen superior, salterios rectangulares y salterios triangulares, también llamados rota (pincha aquí para ver otra imagen de este instrumento procedente de El Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela), no obstante, la iconografía medieval recoge otros tipos de salterio como el que vemos en el siguiente vídeo. Varía por tanto la forma de la tabla sobre la que se disponen las cuerdas como el número de éstas, pero el funcionamiento del instrumento es siempre el mismo: unas diez cuerdas metálicas o de tripa, de diferentes longitudes para producir diferentes frecuencias, que se tocan al aire con los dedos, con plectros, plumas o dos pequeñas baquetas. La iconografía muestra también diferentes formas de sujetar el instrumento, como sucede habitualmente en la Edad Media con la mayoría de los cordófonos.

Dos siglos después se mecanizan estos salterios con un pequeño teclado y un sistema de macillos, lo que da lugar hacia 1400 a los primeros clavisimbalums de martillos. En el siglo XV los salterios terminan por desaparecer en favor de estos nuevos artefactos. De forma paralela surgen los primeros clavicordios al añadir cuerdas al monocordio e incorporarle un teclado.

Disposición de los primeros teclados

Del latín, clavis (nota, llave)-clavier-teclado. Hasta 1700 aproximadamente no se construyen teclados con la escala cromática completa en todos los registros. Así, los primeros instrumentos de teclado, incluidos los organettos medievales, contienen tan solo una escala diatónica formada por las notas do, re, mi, fa, sol, la y si. Esta escala se amplía durante los siglos XIV y XV con algunas notas cromáticas que permiten ampliar el ámbito de tonalidades empleadas. Asimismo, hasta antes de la fecha aproximada de 1700 encontramos diferentes disposiciones para la última octava de los órganos, claves y clavicoridios. De forma esquemática, la secuencia sería como sigue:

  • Desde el siglo XII: escala diatónica con las notas do, re, mi, fa, sol, la, si
  • Durante los siglos XIV y XV: escala diatónica ampliada con las notas sib, fa#, sol#, re#, do#
  • Siglos XVI, XVII (hasta 1700 aproximadamente):
    1. 8ª corta: sin las notas do#, re#, fa#, sol#
    2. 8ª quebrada: con teclas dobles
  • Hacia 1700: 8ª normal con el surgimiento del Temperamento igual construido con quintas cortas y cuartas largas

Atlas de música 1, p. 36.

Atlas de música 1, p. 36.

Bibliografía y audiciones

MERCIER, Philippe; KAUFMANN, Martin-Knud. La facture de clavecin du XVe au XVIIIe siècle: actes du coloque international de Louvain, 1976. Lovaina: Institute Supérieur d´Archéologie et d´ Histoire de l´Art, 1980.

MICHELS, Ulrich. Atlas de música, I. Madrid: Alianza Editorial, S. A.: 1996 (octava reimpresión en “Alianza Atlas”).

Pincha aquí para escuchar una de las cantigas de Santa María interpretada con un salterio.

Pincha aquí para acceder a un buen artículo de la Wikipedia en inglés sobre octavas cortas y quebradas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s