Americus Backers y la «Grand action»

Americus Backers (-1778) y la «Grand action»

Piano de R. Stodart (Londres, 1790) de 2,25 m de largo provisto de mecánica inglesa "grand action". Extensión fa1-fa6 y dos pedales para una corda y resonador. Tres cuerdas por nota.

Piano de R. Stodart (Londres, 1790) de 2,25 m de largo provisto de mecánica inglesa «grand action». Extensión fa1-fa6 y dos pedales para una corda y resonador. Tres cuerdas por nota.

En 1771 Americus Backers, otro discípulo de Silbermann, enseñó en una exhibición en Londres su “nuevo forte-piano”, un antecesor directo del moderno piano actual. La acción de Backers dispone de la palanca intermedia de Cristofori, además de un sistema para recoger la palanca de igual forma que los modelos del italiano; con este mecanismo la repetición era excelente. Disponía asimismo de dos pedales: uno izquierdo que funcionaba como «una corda» y uno derecho como el primer pedal de resonancia conocido que levantaba los apagadores de todas las cuerdas. Los pianos de Backers son usados por J. C. Bach y también los conoce Clementi. En 1777 se asocia con John Broadwood y R. Stodart y entre los tres perfeccionan el nuevo mecanismo de estos pianos de cola.

Dibujo de la mecánica inglesa de Grand piano. Se suprime la palanca intermedia, pero hay una palanca de escape enganchada en la tecla que actúa directamente sobre el martillo. De esta forma se gana en velocidad, y por tanto en fuerza. La palanca de escape se inserta en la base del martillo justo en el instante en el que este golpea la cuerda, gracias al tornillo compensador que al subir la palanca, debido a su forma, la mantiene hacia adelante. Como la palanca está encajada en la base del martillo mientras la tecla está presionada, el martillo está inmovilizado el mismo tiempo. El tope (que se eleva al presionar la tecla) también impide que el martillo rebote. Esta mecánica se basa en gran parte en la de Cristofori pero permite un mayor control en el descenso de los martillos y es copiado por otros constructores. Multiplica la velocidad del martillo cuatro veces respecto a la velocidad de la tecla.

Dibujo de la mecánica inglesa de Grand piano. Se suprime la palanca intermedia, pero hay una palanca de escape enganchada en la tecla que actúa directamente sobre el martillo. De esta forma se gana en velocidad, y por tanto en fuerza. La palanca de escape se inserta en la base del martillo justo en el instante en el que este golpea la cuerda, gracias al tornillo compensador que al subir la palanca, debido a su forma, la mantiene hacia adelante. Como la palanca está encajada en la base del martillo mientras la tecla está presionada, el martillo está inmovilizado el mismo tiempo. El tope (que se eleva al presionar la tecla) también impide que el martillo rebote. Esta mecánica se basa en gran parte en la de Cristofori pero permite un mayor control en el descenso de los martillos y es copiado por otros constructores. Multiplica la velocidad del martillo cuatro veces respecto a la velocidad de la tecla.

Bibliografía

EHRILICH, C. The Piano: a History. Londres: 1976, 2/1990.

PAJARES ALONSO, Roberto L. Historia de la música en 6 bloques. Bloque 4. Dinámica y timbre. Los instrumentos. Madrid: Editorial Visión Libros.

PALMIERI, R. [ed.]. Encyclopedia of Keyboard Instruments, i: The Piano. Nueva York: 1994.

PARAKILAS, J. [ed.]. Piano Roles: Three Hundred Years of the Piano. New Haven y Londres: 2000.

RIPIN, Edwin M. [ed.]. Keyboard instruments. Studies in Keyboard Organology, 1500-1800. New York: Dover, 1977 (reimpresión de la edición original de 1971).

RIPIN, Edwin [et. al.]. Piano. Nueva York y Londres: 1988.

RIPIN, Edwin M.; BELT, Philip R. [et. al.]. “Pianoforte”, en The New Grove Dictionary of Music and Musicians, vol. 19. Londres: Macmillan, 2001: pp. 682-714.